Comentarios al quinto Informe en lo económico. Autor: Arturo Huerta González

El presidente en su quinto Informe dijo que su modelo de desarrollo “humanismo mexicano” es eficaz y funciona de manera excepcional, veremos qué tanto es así.

Señaló como logro que hay 22 millones de trabajadores inscritos en el IMSS. El problema es que solo tres de cada diez trabajadores que se contratan son formales y siete son informales. Los formales que están en el IMSS, los patrones los registran entre uno y dos salarios mínimos para pagar menos comisiones y con esas cotizaciones alcanzarán bajas pensiones al jubilarse.

Enfatizó que se ha incrementado el salario mínimo, lo que efectivamente ningún otro gobierno lo había hecho en esa magnitud. El problema es que los empresarios han procedido a desemplear trabajadores que ganan arriba de dos salarios mínimos y los recontratan con uno o dos salarios mínimos. En el 2018 el 44% de la población ocupada ganaba hasta dos salarios mínimos y en el primer trimestre del 2023 pasaron a ser 86% y disminuyeron significativamente los que ganan arriba de dos salarios mínimos, por lo que se ha depauperado la estructura salarial en estos cinco años. Y a pesar del aumento al salario mínimo, la participación de las remuneraciones en el ingreso nacional es la más baja de los países de la OCDE. Países como Francia está en 70%, en Inglaterra 60%, Argentina 48%, Chile en 40% y en México es 28%.

Resaltó que México es el tercer país del mundo con más baja tasa de desempleo. Efectivamente es de 2.6%. En EU es 3.8%. La encuesta que se realiza para calcular la tasa de desempleo pregunta, ¿Estuvo Ud. empleado una hora la semana pasada? Pues de ahí que la gran mayoría lo estuvo, o si no se muere de hambre. Lo que no señaló el presidente es que la tasa de subocupación (aquellos que están dispuestos a trabajar más pues su ingreso no les alcanza es 7.8% y la tasa de ocupación parcial es 8.4%. Por lo que el total de desempleados, subocupados y ocupados parciales suman 18.8%. Y hay que resaltar que el 55.4% de la población ocupada está en la economía informal que no tienen salario asegurado, ni prestaciones laborales, es decir, seguro social, Infonavit, vacaciones, ni pensiones, por lo que no hay que festinar el dato de desocupación dado en el quinto Informe.

Señaló que tras la pandemia la economía ha crecido en más de 3% anual, pero si tomamos del cuarto trimestre del 2018 al primer trimestre del 2023, la tasa de crecimiento de la actividad económica solo refleja un crecimiento de 1.1% en todo el periodo, lo que representa un crecimiento de 0.3% promedio anual y el crecimiento del PIB per cápita en dicho periodo ha sido negativo, como resultado de privilegiar la austeridad fiscal, el no endeudamiento y el peso fuerte.

Volvió a resaltar que el peso es la moneda que más se ha fortalecido en el mundo con relación al dólar. Pero ello, favorece al sector financiero, como a los que nos venden productos desde el exterior, pues se abaratan las importaciones y éstas desplazan a la producción nacional por no ser competitiva, de ahí el bajo crecimiento económico, los bajos salarios y el déficit de comercio exterior. Ese peso fuerte se consigue por la entrada de capitales que es estimulada por las altas tasas de Banxico, que encarece el crédito, restringe la inversión y el crecimiento económico, además de afectar a los deudores, que tienen que trasladar mayores recursos a la banca por el mayor costo de su deuda. Se enriquece la banca y pierden los productores nacionales, los deudores y la economía crece menos.

Entre los logros mencionados es que el Índice de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ha crecido 27%. Ese aumento es en relación con el 31 de diciembre del 2018, respecto al 1 de septiembre 2023, que es equivalente a un crecimiento de 5% promedio anual, que no es significativo, reflejo del casi nulo crecimiento de la economía. El problema es que los recursos ahí invertidos van a los tenedores de acciones y no a la inversión productiva. La inversión fija bruta, que es la que impulsa el crecimiento de la economía, solo creció en 0.8% en todo el periodo que va del cuarto trimestre del 2018 al primer trimestre del 2023. Al no ofrecer la economía perspectivas de crecimiento, no crece la inversión productiva y buscan opciones de inversión en la BMV, como en el extranjero.

Otro de los datos resaltados es que las reservas internacionales suman 203 mil millones de dólares. El problema es que no son recursos del país, sino de los inversionistas extranjeros que están en la BMV, como en deuda pública, que cambiaron dólares por pesos para realizar tales inversiones, y se evaporarán dichas reservas cuando los inversionistas decidan sacar sus inversiones del país.

Por último, destacó que “la deuda pública en relación con el PIB prácticamente no ha crecido. De ser 43.6% en el 2018, ahora es 44%, porque no hemos contratado créditos adicionales”. Ello es consecuencia del mal manejo que se ha hecho de la política fiscal. Al no endeudarse se contrajo la inversión pública en 8.5% del cuatro trimestre del 2018 al primer trimestre del 2023 y de ahí el casi nulo crecimiento de la economía en este periodo, que compromete a su vez el crecimiento futuro.

Arturo Huerta González

Economista heterodoxo. Autor de diversos libros, el más reciente titulado Austeridad Fiscal: Causas y Consecuencias, Editorial UNAM.
Profesor de Economía, UNAM. Investigador Emérito del SNI.

Comenta

Deja un comentario