Bien por los quesos; a comer autonomía. Autor: Iván Uranga

Todo un hecho extraordinario es el que la Secretaría de Economía, siendo la responsable de implementar las políticas que fortalezcan el crecimiento económico de los mexicanos esté prohibiendo la venta de una serie de quesos de las compañías Fud, Nochebuena, Premier, Zwan, Caperucita, Burr, Precissimo, Frankly, Selecto Brand, Galbani, Lala, El Parral, Portales, Walter, Sargento, Cremería Covadonga, Aurrera y Philadelphia y yogurt Danone, todas marcas reconocidas, a las que no les importó engañar, mintiendo sobre el contenido de su producto con tal de obtener ganancias.

Nunca antes en la historia de nuestro país, ni siquiera antes del neoliberalismo, una acción de gobierno priorizó el bienestar de los seres humanos por encima de la ganancia capitalista para el regodeo del individualismo radical de una elite, que ha vivido desde siempre disfrutando del esfuerzo de los trabajadores, con el descaro que hoy muestran los parásitos como Ricardo Salinas Pliego.

Las opiniones en contra de la disposición vienen de las empresas afectadas y de consumidores que alegan que es su derecho comer mierda si así lo quieren, derecho que no está a discusión, lo que no puede suceder es que la etiqueta diga que es queso sin serlo. La compañía Mondelēz Internacional productora del famoso queso “Philadelphia” informó que la prohibición de venta sólo se trata de su queso fundido tipo americano reducido en grasa y normal, por lo que el queso crema que es el más comprado, seguirá en los puntos de venta.

Es buen momento para disfrutar de un buen queso cotija, requesón, crema, de morral, de epazote, ranchero, de cincho, de bola, panela, botanero con su chilito, asadero, de hoja, adobera, tanate, ahumado, Oaxaca, Chihuahua, o el que le guste, aprender a prepararlo o buscar con sus productores locales.

Si la disposición provoca que algunas personas se vayan de México por no poder consumir el no-queso Noche Buena como la exembajadora de Polonia Beata Wojna bien vale su ausencia. Decía mi abuela que hay que echar a andar la carreta, las calabazas se acomodan solas, algunas se sueltan; es natural.

La cultura del queso en México es una de la más ricas del mundo, nuestros quesos elaborados de forma artesanal en cada una de nuestras regiones tienen los más altos estándares reconocidos internacionalmente, es tiempo ya, de regresar al consumo interno y regional de nuestros quesos, fortaleciendo nuestra autonomía alimentaria, nuestra economía y nuestra salud.

Iván Uranga
Iván Uranga

Especialista en Ciencias Sociales, promotor de comunidades autónomas autogestivas, investigador social, docente de Permacultura, escritor de
ensayos, novelas, cuentos, teatro y poesía.

2 COMENTARIOS

  1. Lee la investigación de Profeco, el queso Nochebuena sí es queso, la sanción contra ellos es porque trae menos producto de lo que declara la etiqueta. Tampoco es porque todos los quesos que anunciaron no lo sean, hay que leer bien antes de opinar.

Deja un comentario