Así tejió César Duarte la red para desviar recursos públicos a sus empresas (nota de Juan Pablo Reyes en OEM-Informex)

Al exgobernador de Chihuahua se le acusa del desvío de 96.6 millones de pesos hacia dos de sus empresas entre 2011 y 2014.

Juan Pablo Reyes | OEM-Informex.

Menos de 10 minutos bastaron para que el exgobernador de Chihuahua, César “N”, conociera formalmente en una Corte federal de Estados Unidos las acusaciones presentadas en su contra por la Fiscalía General de la República por el desvío de 96.6 millones de pesos hacia dos de sus empresas entre 2011 y 2014.

Uno de los principales hallazgos de la investigación fue la identificación de graves irregularidades, lo que demostró que se utilizaron procedimientos administrativos fraudulentos para entregar el dinero público a corporaciones vinculadas a César “N”, que fueron informadas a las autoridades del estado de Chihuahua.

Como señaló este diario, la malversación de fondos se realizó a través de 11 fraudulentos procedimientos administrativos en los que se concretaron 17 pagos a la Unión Ganadera Regional General “División del Norte” del estado de Chihuahua y a “Financiera de la División del Norte”, ambas relacionadas con el exgobernador.

“Los pagos se realizaron principalmente en supuestos aspectos económicos y financieros, acuerdos de apoyo y un contrato de préstamo con intereses, que se firmaron en diferentes momentos durante los años 2011, 2012, 2013 y 2014.

“Los procedimientos administrativos para realizar los pagos muestran múltiples irregularidades: documentación incompleta, procedimientos inacabados, inconsistencias en fechas, conceptos y cantidades, violación de procedimientos legales para otorgar subsidios (apoyo económico y financiero) y contratación. Enfatizando el evidente conflicto de intereses entre el entonces gobernador, como el principal administrador del patrimonio del estado y las corporaciones para las cuales también se controló el patrimonio”, señala la acusación.

Los pagos realizados a Unión Ganadera y Financiera vinculados al exgobernador ascienden a 96 millones 685 mil 253.80 pesos, de los cuales se entregaron 64 millones 685 mil 253.80 pesos a Unión Ganadera y 32 millones a Financiera.

Durante las investigaciones realizadas por las autoridades policiales en el estado de Chihuahua se halló que no existe documentación o información que probará que los fondos destinados a las empresas ligadas al exgobernador de Chihuahua y que fueran para los fines establecidos en los contratos. La trazabilidad o ruta del dinero, analizada en el Informe Técnico Financiero de Contabilidad del 9 de mayo de 2019, que fue preparado por un experto financiero, confirma que la subvención fue solo una simulación.

De esta forma, las autoridades comenzaron a relacionar a familiares cercanos de César “N” con la red para desviar recursos públicos del erario chihuahuense mediante empresas y acuerdos o contratos fantasma.

USA A SU ESPOSA Y HERMANOS

En las investigaciones han salido a relucir los nombres de familiares cercanos como sus hermanos y su esposa, Bertha.

Según las indagatorias de la Fiscalía General de la República (FGR) y de la Fiscalía de Chihuahua presentadas ante las autoridades judiciales de Estados Unidos, el exmandatario fue socio y accionista en diferentes empresas y negocios. Por ejemplo, con sus hermanos identificados como Ricardo, Alejandro y Mario estuvo relacionado con la empresa Grupo Inmobiliario del Norte.

Junto con su esposa, Bertha “G” y sus hijos, era accionista de la empresa llamada Ganadera El Saucito Balleza. Incluso, César “D” y su excuñada eran accionistas dentro de la empresa identificada como Financiera.

Las indagatorias detallan que el procedimiento para malversación de dinero de Chihuahua, con el fin de satisfacer los intereses del entonces gobernador, fueron fraudulentos porque no se utilizaron para los fines previstos y se destinaron al beneficio directo de su esposa, a través de su empresa de construcción llamada Pavimentos y Servicios de Parral.

En los documentos se muestran varias de las transacciones realizadas por empresas del exmandatario / Foto: Especial.

Una vez que Unión Ganadera, propiedad del exmandatario estatal, recibió el dinero en sus cuentas, transfirió 567 mil 802 pesos entre el 20 y 27 de junio de 2011 a la cuenta registrada bajo el nombre de Pavimentos y Servicios de Parral, que pertenece a Bertha “G”, quien también usó el dinero para hacer un pago número de tarjeta de crédito a su favor.

La transferencia fue por 43 mil 844.75 pesos y posteriormente, para hacer un pago de 19 mil pesos a favor de Víctor “M”, trabajador de El Milagro, propiedad de César “D”, supuestamente para realizar pagos de nómina y pagos para un rancho. Incluso, la Auditoría Superior del Estado de Chihuahua analizó estos procedimientos y determinó que había sido fraudulento, porque violó varias disposiciones legales relacionadas con el manejo de los recursos públicos.

LA RUTA DE DESVÍOS

Financiera de la División del Norte es una de las principales empresas relacionadas con el exgobernador de Chihuahua para el desvío de recursos públicos a diversas cuentas bancarias en nuestro país.

Poco después de cumplir un año como gobernador de Chihuahua, el 10 de enero de 2012, el Servicio de Impuestos Internos realizó un pago de 12 millones de pesos a Financiera División del Norte a través del cheque número 016465.

Según registros de las investigaciones, el pago fue acreditado para una subvención “para la adquisición de vaquillas productoras de carne”, que se utilizó para justificar la salida irregular de dinero de las arcas chihuahuenses.

El pago de la subvención fue procesado por el entonces director General de Programas de Inversión que, en su calidad de funcionario, firmó la documentación preparada para liberar los fondos públicos a solicitud de Carlos Gerardo “H”.

Carlos Gerardo “H” fue uno de los hombres más cercanos a César “D”, fue diputado federal pero la tarde del 20 de marzo de 2017 murió tras sufrir un accidente automovilístico en el kilómetro 80 de la carretera Parral-Chihuahua.

Según declaraciones de un testigo protegido bajo el código 5M4GYUH19A/2019, él fue quien solicitó el crédito a nombre del entonces gobernador de Chihuahua y detalló que la subvención se otorgó de manera inapropiada a Financiera División del Norte.

“Se simuló que se utilizaría para fines públicos cuando en realidad fue directamente al patrimonio de César ‘D’. También, el procedimiento tuvo lugar fuera del procedimiento ordinario establecido, pero fue apresurado a pesar de que hubo transacciones prioritarias que se habían programado anteriormente”, detalló el testigo protegido.

De acuerdo con el Informe Técnico Financiero-Contable del 9 de mayo de 2019, la ruta del dinero confirma que la subvención fue solo una simulación, dado que el 11 de octubre de 2011, se realizó un pago por la cantidad 12 millones de pesos.

Incluso, se descubrió que para lograr los desvíos en beneficio de César “D” se utilizó a una institución bancaria para desarrollo rural que forma parte del Gobierno Federal llamada “Financiera Rural” la cual, según la ley que lo regula, otorga créditos a productores e intermediarios financieros. La ruta del dinero llegó hasta el exgobernador.

EN 2 MESES DESVIÓ 41 MDP DEL ERARIO

Firmas falsificadas y muertos firmantes, cuentas bancarias, amistades, ganado sacrificado, empresas fachada y sólo dos meses bastaron para lograr casi de golpe el desvío de 41 millones de pesos del erario de Chihuahua a cuentas bancarias relacionadas con el entonces gobernador que hoy busca un amparo contra su detención si la justicia estadunidense avala su extradición.

El 14 de noviembre de 2011, un contrato de préstamo con intereses identificado con el número 887/2011, fue firmado por el Gobierno de Chihuahua, representado por el Servicio de Impuestos Internos y la Secretaría de Desarrollo Rural, a favor de Unión Ganadera, empresa creada por el exmandatario estatal, por el monto de cinco millones de pesos, a pagar en una suma global antes del 30 de junio de 2013.

Una evaluación hecha por la Auditoría Superior del Estado muestra que se detectaron irregularidades importantes como la falta de presupuesto / Foto: Especial.

Las indagatorias de la Fiscalía General de la República y de la Fiscalía Estatal concluyen que el dinero no fue utilizado conforme a lo establecido en el contrato y produjo beneficios que favorecieron al exgobernador de Chihuahua y sus allegados.

Para asestar su golpe, Duarte fue paso a paso. A un año de convertirse en gobernador, en octubre de 2011 comenzó a gestarse el desvío de 582 mil pesos; semanas después se procedió a iniciar la malversación de dos millones 790 mil pesos y enero de 2012 lograron desviarse otros 12 millones de pesos. El mismo modus operandi continuó los siguientes años.

El OEM-Informex ha informado en los últimos días los detalles sobre las imputaciones que la Fiscalía General de la República realiza contra el exmandatario por el desvío de un total 96.6 millones de pesos hacia dos de sus empresas entre 2011 y 2014.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de OEM-Informex. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario