Alcatraz. Autor: Luis Sánchez

Y yo salía del cine, a mitad de una película que me recordaba a la soledad, y caminaba entre las calles y la gente pero sin saber a dónde… Y estaba el cielo gris y se escuchaban gotas que encharcaban, pero no llovía… Y sollozos, pero ¿quién lloraba?… Y pensé que traía el ruido en la cabeza y hasta me dio risa la locura…Y caminé y caminé creyendo llorar en mi cerebro.

            Pero al cabo vi una pista… Pero no le di importancia…

            Porque era un hilo de lágrimas extendidas por el suelo… Porque bien podía ser agua u otra cosa.

            Y sin querer yo seguía la pista tarareando a Sabina… Y de vez en vez brincoteaba el hilo de “loquefuese” para matar el recorrido alegre… Y el goteo se intensificaba, y yo maldecía la tristeza que creí lloraba acumulada en mis entrañas… Y el hilo se tornaba ancho y bifurcado… Y luego fue corriente y luego…

            Pero nada prometía tu congoja… Pero nada dijo que ahí habías de estar…

            Porque donde sueño siempre hay piedras y llanura… Porque tierra muerta, vientos secos, nunca…

            Y entonces te reconocí la voz en los sollozos… Y pensé que ojalá no fuera un sueño porque luego que te vi te encontré más dulce y bella… Hace cuánto no te veo… Y pensé seguidamente que todo ese llanto vale más en sueño que en vigilia… Y te llamé y pusiste pausa a tu aflicción…

            me viste

            Dibujaste tu sonrisa

            La brisa me llevó un saludo

            De tu boca

            Y me quité el alma que traía como abrigo contra el desconsuelo… Y me llegué a ti y la coloqué en tu espalda, como capa… Y por un momento te abracé para aliviarte… Y te alivié… Y dijiste gracias… Y te contemplé… Y poco a poco… Des… per… ta… ba…

twitter@bonsiul

Deja un comentario