Un millonario mexicano está involucrado en presuntos actos de corrupción del rey emérito Juan Carlos I: elDiario.es (nota de SinEmbargo)

Imagen ilustrativa. El rey emérito Juan Carlos I.

Por Redacción / Sin Embargo

Ciudad de México, 4 de noviembre (SinEmbargo).– La investigación que la Fiscalía Anticorrupción de España efectúa sobre el caso de presunta corrupción del rey emérito Juan Carlos I, arrojó que un millonario mexicano y un teniente español estarían involucrados, según reveló elDiario.es.

De acuerdo con el reportaje de los periodistas Ignacio Escolar y Pedro Águeda, el mexicano involucrado es el magnate Allen de Jesús Sanginés-Krause, quien también tiene nacionalidad británica. La mayor parte de su carrera se ha desarrollado en la banca internacional Goldman Sachs, en la que fue “máximo responsable” de la sede en México y en Rusia.

Sanginés-Krause también fungió como presidente de la compañía de telecomunicaciones Millicom. Es principal accionista de varios fondos inmobiliarios. Incluso en 2018 adquirió el Hotel Villa Magna, uno de los más lujosos de Madrid, por 210 millones de euros.

Según las investigacipnes de la Fiscalía, el capital de Allen de Jesús significó una parte del dinero que Juan Carlos I gastó en despilfarros millonarios entre 2016 y 2018. Además, el mexicano-inglés es dueño del castillo de Killua, en Irlanda, lugar en el que se ha refugiado el rey emérito en más de una ocasión.

“Mucho más cerca, casi como su sombra durante al menos una década, se encuentra el teniente coronel del Ejército del Aire, Nicolás Murga Mendoza”, se lee en el reportaje de elDiario.es.

Murga Mendoza fue una de las personas más cercanas Juan Carlos I. De hecho, ha sido su asistente personal, tanto en actos públicos como privados. También fue prestanombres del dinero que Sanginés-Krause habría otorgado a la familia real “para cubrir una parte de sus gastos personales”. Sin embargo, no hay ninguna empresa registrada a su nombre.

La relación con ambos hombres delatarían indicios de delitos fiscales en contra de Juan Carlos I, por lo que la investigación de la Fiscalía Anticorrupción será “remitida de inmediato a la Fiscalía del Supremo”.

Los reporteros Escolar y Águeda revelaron que las comisiones rogatorias de la investigación ya fueron enviadas a terceros países distintos a México para seguir el rastro del dinero de Sanginés-Krause y el origen de los fondos de los que presuntamente disfrutó el rey emérito y sus familiares.

“La Fiscalía trata de determinar si el dinero era un regalo o donación de Sanginés-Krause o si se trata de fondos ocultos en el extranjero del rey emérito”, se lee en la publicación del medio español.

El Fiscal Supremo, Luis Pastor, detalló que en las indagatorias realizadas conjuntamente con el Fiscal Anticorrupción, Alejandro Luzón, se rastrearon numerosos gastos de la realeza, que incluían a la reina Sofía. Entre los pagos destacaron varios viajes a Londres, residencia habitual de la reina. Agregó que los nietos de Sofía de Grecia y Juan Carlos de Borbón también se habrían beneficiado del dinero robado del Fisco.

“El descubrimiento de este sistema de ingresos no declarados a través de tarjetas de crédito opacas supone extender por primera vez las sospechas sobre el rey emérito a otros miembros de la familia real, que presuntamente se beneficiaron de esos fondos”, expone la publicación de elDiario.es.

La investigación gira en torno a los años 2016, 2017 y 2018 –luego de que Juan Carlos perdiera su inviolabilidad constitucional como Jefe del Estado — y el posible delito rebasaría los 120 mil euros anuales.

La publicación resaltó que a diferencia del caso de la donación de Arabia Saudí, “Juan Carlos I se enfrenta con los gastos y las tarjetas opacas a una imputación por, al menos, delito fiscal, ya que son hechos posteriores a su abdicación”.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de SinEmbargo. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://www.sinembargo.mx/04-11-2020/3888135

Deja un comentario