Timón Tecnológico Industria 4.0. La tecnología, plataforma de ciencia, razón y fe en la natividad mexicana. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, hoy esta noche se reunirán familias, amigos, mujeres, hombres, niños nacidos, no nacidos y ausentes recuerdos, para celebrar la cena de noche buena. Pero  algunos desgraciadamente, cenarán solamente el alimento espiritual y fortaleza de su noble corazón, recuerdo de nuestra pobreza extrema de 50 millones de mexicanos. Asimismo, algunos por su propia sobriedad, estén misantrópicamente disfrutando de esta festividad con la solemnidad misma del jefe creador, Señor, dador de todo y de todos. Pero también habrá quienes hoy celebren y no celebren esta natividad; claro efecto del derecho otorgado a cada alma, en la voluntad de libre albedrío, libre pensamiento y libre autonomía de la razón propia. Virtud conferida al ser humano, para el impulso interior del pensamiento individual, derivado de sus experiencias de vida, estudios y otros dones del conocimiento y sabiduría concedidos; los cuales, en la búsqueda de la verdad, del conocimiento, de la ciencia, la sabiduría, la razón y la fe, se ven, en muchos de los casos, derrotados por el mismo estrecho pensamiento individual y humano, secuela compleja y ceñida por el mismo pensamiento del hombre, signo en algunos de los casos, de la soberbia mundana, clara consecuencia de una auténtica disensión entre lo humano y lo divino, evento desconcertante pero permitido por el todopoderoso, y esto es asombroso. Pero también, en esta noche de natividad, habrá quienes celebren la ciencia, la sabiduría, razón, la verdad, la caridad y el amor del verbo encarnado de Dios, esencia para la sanación de la concupiscencia de todos nosotros, efecto de la clara evidencia de su amor mediante la llegada de su hijo varón, nacido de mujer en esta noche. Y así, la dimensión de la ciencia divina, se explica no solamente con estos hechos irrevocables, de naturaleza visible e invisible, espacial y espiritual, sino también con otras virtudes divinas y esto es extraordinario.

Y así, la tecnología es el resultado de la investigación, análisis, desarrollo y  aplicación del conocimiento generado por hombres y mujeres, que con libre pensamiento y fortalecidos por los dones de la ciencia, sabiduría, conocimiento, razón y verdad, se dan a la tarea en el descubrimiento en implementación de la ciencia divina, a través de su pensamientos, discernimiento, razón y fe, que en alguno casos son concurrentes y otras veces divergentes, efecto de la disensión, elemento propio para la comprobación  de la Ciencia, Razón y Fe de su existencia divina.

Pero además, la razón y la fe no están en controversia en la tecnología; es decir, la fe sin visión no encuentra la verdad en la ciencia, la fe sin la verdad no genera pensamiento y razón, y sin razón, no hay existencia humana y divina. Asimismo, la tecnología sin verdad no es tecnología, la tecnología sin razón es tecnología inocua, la tecnología sin fe no es verdad y visión futura, la tecnología sin razón no contiene su existencia y por lo tanto, no genera bienestar social y mucho menos es sabiduría, conocimiento, razón y fe de la divinidad de la ciencia de Dios, esencia y responsabilidad de todos nosotros los mexicanos.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario