Timón de Tecnología Progresista | La tecnología mexicana en la zona más importante de negocios del mundo. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, ¿qué pasaría si EU dejara de hacer negocios con México? ¿Qué sucedería en lo productivo, económico y social? ¿Qué pasaría con 55 millones de mexicanos que dependen directamente? ¿Habrá trabajo para el 77 % de la población? ¿Habría flujos de dinero en las bolsas y carteras mexicanas? ¿O estaríamos en una situación de pobreza extrema del 70% con una sobrecrisis financiera y hambre social? ¿Las remesas capitalistas serían mucho mayores con respecto a la baja participación productiva del país?¿Habría claramente menor inversión extranjera y por consecuencia menor potencial de nuevos empleos remunerados? ¿Habría mayor endeudamiento para sostener los programas sociales, estructura gubernativa, centros educativos y de investigación verdaderos, seguridad nacional, etcétera? ¿Se compromete a las nuevas generaciones -35 millones- con menores expectativas, mayor carga de endeudamiento e incremento de pobreza? ¿Se sujeta el desarrollo científico y tecnológico por una falta de visión y recelo sin razón? ¿Cuándo nos daremos cuenta? ¿O nos damos cuenta, pero no hacemos lo que debemos hacer?

En la realidad, es que no estamos en un lecho de rosas. Vivimos en un caos simbiótico de comensalismo y parasitismo formal que afecta a los sistemas esenciales de nuestro país. Empezando por la desintegración del núcleo esencial de la sociedad: la familia.

Los datos muestran históricamente, que EU ha sido y sigue siendo una de las mayores fuentes de inversión en México. El sector automotriz, aeronáutico, servicios financieros, y electrónicos son los de mayor impacto. Sin embargo, y a pesar de todas las circunstancias y situaciones aberrantes, los vecinos empresarios capitalistas, liberales y conservadores, siguen creyendo en el pueblo mexicano trabajador, verdadero y espiritual. Durante los años del 2000 hasta el 2012 el crecimiento real de las inversiones fue del 300%. Del 2013 hasta el día de hoy, el delta de crecimiento en las inversiones fue 16%. Es decir, el crecimiento galopante ha disminuido desafortunadamente. ¿Cuál es la razón? 

Lo que se puede entender, es que el sector privado invierte y expone su flujo para obtener  crecimiento productivo, financiero, económico con resultados de bienestar económico en la mayoría de los casos. Es decir, enfocan sus esfuerzos en el desarrollo de nuevos negocios que involucran muchas iniciativas y estrategias; entre las cuales está la trasformación tecnológica y digital. EU invierte en diferentes sectores. En el automotriz a través del desarrollo de autos autónomos y eléctricos. En energías renovables gratis del Sol. En nuevos medicamentos farmacéuticos. En telecomunicaciones digitales, ciencia de datos, inteligencia artificial, productos alimenticios, agricultura digital, movilidad y transporte en otras áreas más. Su objetivo es mantener el creciendo en la región. ¿Y México? pues solo mira y desperdicia sus talentos, dinero prestado y tiempo en seguir con obsesiones inocuas que solo enfocan los esfuerzos en cocinar una mala sopa de sapos, y esto es lo triste.   

La tecnología mexicana progresista está lista para ser llamada a participar en el mercado del conocimiento y de negocios más importante del mundo. El talento mexicano y sus valores, reconocido por nuestros vecinos, está presente para integrarse al movimiento del progreso y conocimiento y negocios en la región. Nuestras virtudes y libre albedrío, soportados por la gracia del espíritu creador, son la llave suficiente y necesaria para hacer de México una nación de progreso mundial y paralela a la de nuestros vecinos, con la finalidad de no mendigar nada, sino al contrario, continuar colaborando y mostrando lo que ellos confirman. Esta es la apuesta generacional que debemos cumplir todos.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Comenta

Un comentarios

Deja un comentario