Timón de Tecnología Disruptiva. La tecnología, sostén a empresarios contra la crisis dolorosa y apoyo financiero. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, los datos de luz son evidentes ante los apoyos directos a las pequeñas y medianas empresas, mediante los aportes financieros de los bancos centrales, para el impulso de la célula de vida principal en la economía de un país, que es la empresa.

http://www.solysal.com.mx/

La mayoría de los países lo usan como buena práctica, conociendo que pueden reducir el problema de crisis financiera,   través de la ayuda a sus empresas mediante esta política financiera.

Pareciera que en nuestro país es imposible implementar esta buena práctica, aun cuando la situación de recesión exacerbada pasa a ser ya depresión. No se entiende por qué no se aplica; posiblemente porque la empresa no vale nada, o porque el mexicano no vale nada, o porque ambos valen para ser solamente espectadores irracionales y empobrecidos cada día más, y esto no es aceptable.

Pero aún más, ante la falta de una estrategia económica enfocada al impulso de las empresas pequeñas y medias mexicanas, se encuentra también el impacto directo de la corrupción. Los datos del Barómetro Global de Corrupción indican un impacto negativo a las utilidades de la empresa de 15%, al salario del trabajador 7%, al sector comercial 35%, entre otros sectores, creando un doble tributo; pago de impuestos más gastos por la corrupción. 90% de la percepción sobre la corrupción, está ubicada en los sectores públicos y políticos. Ahora bien, si los datos indican que la corrupción es del 0.1 % del PIB, la comparación es aún más evidente ante el 17% de la manufactura –valor agregado– y el 55 % de servicios –no valor agregado– del PIB mexicano.

Es decir, si no se impulsa a las pequeñas y medianas empresas, el impacto negativo estimado por el modelo económico de simulación realizado, será de no menos de 30% de pérdida del PIB, es decir, al menos 330 veces más que el indicador de 0.1%, además de 20 millones de desempleados, pobreza y pobreza extrema de 60 millones de mexicanos, más lo que se acumule en un corto plazo, aun cuando se apoye con programas de no enseñar a pescar.

Alemania, de acuerdo al estudio elaborado, tiene el mejor índice en el mundo de estrategias  ante la crisis mundial. La estrategia alemana es apoyar a empresarios independientes, pequeñas y medianas empresas de acuerdo al número de colaboradores. Su objetivo es cubrir los costos de funcionamiento y las nóminas de las empresas cada mes, hasta una recuperación determinada del mercado. El banco KfW, Banco de Crédito para la Reconstrucción –Kreditanstalt für Wiederaufbau por sus siglas en alemán– ofrece préstamos financieros entre 0.5 a 2% de acuerdo a los riesgos, los cuales están regulados para mantener la estabilidad de la banca y la deuda. En México, los costos de financiamiento van más allá de 11% para empresas medianas y pequeñas. En tarjetas de crédito, Alemania fluctúa entre 10 al15% de intereses neto. El que México es más de 27%, con comisiones exageradas e impuestos que alcanza más de 50%.

De nuevo las empresas son las portadoras del soporte económico del país, las cuales se ven afectadas actualmente por la inocua capacidad de gestión y estrategia económica. Por ello, las empresas para sobrevivir ante esta depresión –35% de estas desaparecerán–, requieren de la transformación tecnológica y digital en sus procesos productivos y administrativos. Esta implementación simbiótica ayuda a visualizar las capacidades productivas, los costos de producción, las ineficiencias, la productividad, los pagos de proveedores, las retribuciones de los clientes, la nómina, las entradas del flujo de capital de trabajo, la deuda, las inversiones, los gastos inesperados, las utilidades, y un sinnúmero de indicadores de desempeño que requiere una buena gestión del negocio para su continuidad en el mercado y responsabilidad social.

La transformación tecnológica y digital divirtualigente está presente para crear negocios inteligentes y disruptivos, capaces de sobrevivir ante esta era de depresión y desarrollo disruptivo, la cual, mis capitanes de timón tecnológico, es una oportunidad para llevar al navío al puerto de “tierra de luz” y esto es la responsabilidad.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario