MEXICO, 9 may (Xinhua) — La estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Energía (Sener) de México serán las encargadas de construir una refinería en el puerto de Dos Bocas en el estado de Tabasco (sureste), al declararse desierta la licitación restringida lanzada en marzo pasado para empresas extranjeras.
El presidente Andrés Manuel López Obrador informó hoy, en su rueda de prensa matutina, que la licitación se declaró desierta porque «en lo fundamental estaban pidiendo mucho».
«Se pasaron de los 8.000 millones de dólares y en el tiempo de construcción, y nosotros no vamos a hacer ninguna obra que no podamos terminar durante el sexenio», dijo.
La construcción de la refinería del puerto de Dos Bocas también contará con el apoyo del Instituto Mexicano del Petróleo.
López Obrador abrió una licitación restringida para el puerto de Dos Bocas, en la que sólo competirían firmas extranjeras, cuatro de ellas a través de dos consorcios bloque y dos empresas de manera individual.
Las primeras asociaciones las integraron la estadounidense Bechtel y la italiana Techint; la segunda fue por la australiana WorleyParsons, de la mano con la estadounidense Jacobs; y en lo individual la francesa Technip y la estadounidense KBR.
A su vez, la secretaria (ministra) de Energía de México, Rocío Nahle, explicó que la operación se declaró desierta por incumplimiento de las propias bases que se emitieron para dicha convocatoria.
Nahle comentó que como titular de Energía tiene la obligación de «establecer, conducir y coordinar la política energética del país».
La construcción de la refinería iniciará el 2 de junio próximo, con el objetivo de que esté lista en mayo de 2022, según lo anunciado. Se tiene previsto que la obra generará 100.000 empleos.
Por su parte, el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, detalló que el presupuesto asignado al proyecto para el presente año es de 50.000 millones de pesos (unos 2.607 millones de dólares).
La nueva refinería, con la que se espera procesar 340.000 barriles de petróleo por día, tendrá una infraestructura externa.
Esta infraestructura implica enlace con la terminal marítima de Dos Bocas, gasoducto, accesos carreteros, vía de ferrocarril, acceso al muelle, vía de transmisión eléctrica, obras hidráulicas y de saneamiento, y telecomunicaciones.
El proyecto contempla plantas de procesos, plantas de fuerza, obras de integración de plantas, tanques y esferas de almacenamiento, urbanización, edificios, talleres y áreas verdes.
Se espera que el costo final de la refinería, que será la séptima del país latinoamericano, alcance entre 6.000 y 8.000 millones de dólares, de acuerdo con la Secretaría de Energía.
Se tienen 566 hectáreas de terreno propiedad federal, además de que se trabaja en el acondicionamiento del sitio con estudios topográficos y geotécnicos, estudios hidrológicos, ambientales y sociales, así como el mejoramiento del suelo.
El gobierno mexicano presentó en diciembre pasado el Plan Nacional de Refinación de México.
El objetivo de este plan es incrementar la producción de combustibles, mejorar los procesos de refinación, renovar con tecnología de punta las instalaciones petroleras y generar energía eléctrica.
México importa alrededor del 80 por ciento del combustible que consume, por lo que se requiere aumentar la producción, y se apuesta a lograrlo con la refinería del Puerto de Dos Bocas en Tabasco, según la cartera de Energía.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR
julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE XINHUA.  Prohibida su reproducción.

Deja un comentario