‘Mulieres pugnam mulieribus’. Autora: Emma Rubio

0
374

Andaba deambulando por mi twitter y que me topo con este tuit , el cual me llamó mucho la atención y bueno, creo que podría darse una colección de este tipo de contenidos en las redes.

Lo más triste es que esto fue compartido por una mujer, al comentarle sobre lo triste que me ponía ver la reproducción de tal violencia de género, ella simplemente respondió: “Me vale verga lo que te pone triste”. Nuevamente, vemos una reproducción de violencia incluso fálica dando preponderancia al sexo masculino por encima del femenino, usando el elemento fálico como un símbolo de poder: “tu opinión está por debajo de mi interés incluso la anulo”.

Aquí lo que toca de modo obligado es preguntarnos ¿dónde está nuestra falla social? Creo que muchos tenemos no una, sino varias respuestas a esto, por lo cual, el quid del asunto más bien sería preguntarnos ¿hasta cuándo seguiremos permitiendo esto? Y no es una pregunta que lanzo a las mujeres, sino a la sociedad: ¿hasta cuándo? Porque la igualdad, el respeto, la dignidad son conceptos universales no de género y permitir este tipo de violencia es una de tantas “normalizaciones” que se han gestado y que dañan de modo considerable el tejido social.

Hace unos años un hombre me calificó de modo desdeñoso como feminista y en ese tiempo no tenía –lamentablemente– la conciencia de lo que en verdad implicaba, así que opté por aceptar mi feminismo a escondidas. Hoy, me denomino una orgullosa feminista pues por fin alcancé la conciencia y madurez para darme cuenta de la importancia que tiene el que las mujeres trabajemos por tener igualdad y no tengo ni los cabellos morados (lo cual no es mala idea) ni tengo la imagen estereotipada de lo que algunos creen que es el sello de ser una feminista. Soy una mujer de 43 años, que ha entendido que el feminismo es la búsqueda (no lucha) por la igualdad. Pero precisamente se ha hecho una lucha por la ignorancia y la inconsciencia de personas como la que he citado.

El día que entendamos todos que esto se trata de respeto, libertad, dignidad, ese día dejaremos de querer seguir luchando por un lado; y por el otro, seguir tratando de agradar al sexo masculino poniéndonos en situaciones de “aliadas con ellos en contra de nuestro propio género”. Ojalá esta mujer que osó incluso insultarme por intentar hacerle ver el gran valor que ella misma tiene por ser mujer, algún día adquiera conciencia del enorme daño que hace en replicar tal violencia.

Habrá quienes digan ¡vaya si tan sólo ha sido un chistecito! Pero sépanse que ese chistecito son palabras y la palabra funda mundos y al fundarlos genera una ideología y es preciso el mal del que tanto padecemos como sociedad. Pensar que unas palabritas no causan ningún daño, es asumir la más grave de las ignorancias.

Todos deberíamos ser ya feministas pues como bien dijo la gran escritora Chimamanda Ngozi “ser feminista no es solo cosa de mujeres”, cuando por fin se deje de ver el feminismo con terror o rechazo al considerarlo (por ignorancia) una lucha contra los hombres, créanme que todos querrán comulgar con las ideas que fundan este modo de pensar. El feminismo suma, no resta, y el machismo, sobre todo ese “machismo femenino”, es el que causa más daño, pues genera más desesperanza. Quizá a esta mujer le valió mi opinión como dijo, pero tengo la esperanza de que a muchas les llegue a hacer sentido estas breves palabras, pues si entre nosotras no comenzamos a vernos en igualdad ¿cómo pretendemos que el resto de la sociedad lo haga? ¿acaso mujer, no te duele ser lastimada por ti misma? ¿No están cansadas de luchar y de ser enemigas de nosotras mismas? La realidad hoy día, nos demanda más conciencia de género y más sororidad. Estamos para apoyarnos, ayudarnos, acompañarnos, abrazarnos, comprendernos, no para luchar ni con los hombres ni entre nosotras. Es lamentable que muchas mujeres aún no lo comprenden: “Mulieres pugnam mulieribus”.

@Hadacosquillas

Deja un comentario