Madre de la persona incinerada en Cacahotán exige castigo contra los responsables

FOTO: MIGUEL ROJAS/ OEM-Informex

* Acusa que sin un juicio, sin pruebas, alguien lo acusó y todos dijeron que él era culpable del asesinato y violación de una niña de 6 años.

Miguel Rojas/ OEM-Informex

CACAHOTÁN. Tras los hechos lamentables en Cacahotán, Chiapas donde una menor fue violada y asesinada y en el que una turba de personas quitó de las manos de la policía municipal a una persona que se había entregado voluntariamente para ser juzgado por las autoridades, la muchedumbre lo asesinó quemándolo vivo, este sábado un día después la madre del hombre exige justicia y cárcel contra quienes tomaron la ley en sus manos y lo asesinaron.

Con el cadáver en su casa, la mujer de 62 años de edad dijo que ella y su hijo se encontraban tranquilos el día que llegaron a buscarlo, acusa que la conciencia limpia de su hijo fue su perdición pues de eso se aprovecharon para hacerlo salir de su casa: “Si no eres culpable de nada, ven con nosotros”, le dijeron los policías y Alfredo N, salió.

Lo que sucedió después es una pesadilla que parece no terminar para Marina que se enfrenta no sólo al atroz asesinato de su hijo quemado vivo a manos de una turba enfurecida, sino que ahora también deberá vivir con el escarnio público, que incluso le impide tener fecha y hora para el entierro de de su único hijo, no tiene dinero y en el panteón del ejido le exigen 2 mil pesos para permitirle sepultarlo.

Acusa que sin un juicio, sin pruebas, alguien lo acusó y todos dijeron que él era culpable del asesinato y violación de una niña de 6 años, una y otra vez repita, “Mi hijo era inocente y exijo justicia.

Su hijo unigénito fue sacado con engaños por policías municipales y algunos pobladores que llegaron hasta su domicilio, le dijeron que nada le pasaría si él era inocente y que eso se probaba con dar la cara.

Alfredo confió en los uniformados y la promesa de justicia que le hicieron, fue subido a una patrulla en la que sería trasladado ante las autoridades correspondientes para el desahogo de pruebas, lamentablemente nunca llegaría a ese momento.

El hombre fue tomado por una enardecida turba que exigía justicia mientras lo golpeaba, había quienes azuzaban a la gente, el dolor, la rabia, la desconfianza en que las autoridades encarcelaran a quien creían el agresor de una pequeñita de 6 años brutalmente asesinada, cegó a los pobladores que de los golpes pasaron a algo más, alguien llevó combustible, rociaron el hombre y le prendieron llamas.

Celulares, gritos, rabia fueron los testigos de la muerte de Alfredo quien salió de su casa confiando en su inocencia.

El domicilio humilde y gris de Marina M. de 62 años madre del occiso, se ubica en una loma, pero eso no la acerca al cielo, sólo le ayuda a sobrellevar su pobreza con un precario techo en el cual guarecerse de las inclemencias del tiempo.

Todos somos seres humanos y cometemos errores

Con lágrimas en los ojos, cuenta que su hijo era un hombre tranquilo que se dedicaba a limpiar terrenos en Tapachula, hacía leña para poder vender y llevar un plato de comida a su casa, él siempre saludaba a todos sin temor ninguno, asegura.

Sobre la acusación realizada en el 2014 por el presunto delito de abuso sexual de que lo señalara una mujer centroamericana explicó que los hechos no sucedieron así, que el juez determinó una sentencia de por lo menos seis años de prisión preventiva, pero al cuarto año logró su libertad por buena conducta.

Exige se investigue la muerte de la niña y de su hijo 

Solicitó la intervención del gobernador del estado de Chiapas Rutilio Escandón Cadenas para que le exija a la Fiscalía General del Estado (FGE) que conforme a derecho hagan su trabajo y que también se castigue a aquellos que se olvidaron de que existen leyes y que no esperaron a que se hicieran los exámenes correspondientes para determinar la inocencia o culpabilidad de aquel a quien juzgaron.

El mayor deseo de Miranda es investiguen la verdad sobre el asesinato de su hijo y también de la pequeña exigiendo que den con los verdaderos culpables y que ninguno de esos dos crímenes quede impune, para poder limpiar el nombre de su hijo al que asegura nunca le demostraron su culpabilidad ni antes ni ahora, murió siendo inocente, asegura.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción.

Deja un comentario