Los Think Tanks americanos están dándole combustible a la derecha mexicana. Autor: Kurt Hackbarth

Fotos: Cuartoscuro

Traducción de Jesús Abraham G. Hernández.

En México, Andrés Manuel López Obrador se enfrenta a una batalla cuesta arriba para obtener sus reformas energéticas a través del Congreso. Los intereses estadounidenses, que se oponen vehementemente a la idea de un sector energético público en México, se interponen en el camino.

Después de más de seis meses de debate, disputas y una serie de foros públicos de alto perfil, la reforma energética constitucional de Andrés Manuel López Obrador se dirige a un enfrentamiento a mediados de abril en el Congreso mexicano.

Una de las tres reformas más importantes que el presidente espera aprobar en la segunda mitad de su administración, la de reforma eléctrica, como se le conoce, busca fortalecer el papel del sector público de la energía, frenar los abusos de las empresas que han aprovechado el sistema en su beneficio y, lo que es crucial, nacionalizar las reservas de litio de la nación junto con otros minerales estratégicos. Aunque no llega a tomar la producción de electricidad plenamente bajo control estatal, sigue siendo un paso crucial en el camino de México hacia la recuperación de la soberanía energética.

Y justo en el momento indicado, las potencias extranjeras con intereses energéticos en México han seguido intensificando su oposición. Juan Fernández Trigo, secretario de Estado para Iberoamérica del gobierno de Pedro Sánchez, advirtió que España “reaccionará muy claramente” contra la nueva ley.

El embajador de los Estados Unidos, Ken Salazar, que ha hecho de la denuncia contra la reforma prácticamente un trabajo a tiempo completo desde que asumió el cargo, declaró a finales de marzo que no sabe “hacia dónde nos dirigimos” con la medida, como si las prerrogativas internas de México afectaran a los Estados Unidos. Y en una muestra de paternalismo, tres días después, en una reunión con el presidente y los ejecutivos del sector energético, el Enviado Especial John Kerry propuso que un grupo de trabajo estadounidense dirigido por Salazar supervisara el desarrollo de la reforma energética, algo que López Obrador (AMLO) dejó de lado en su conferencia de prensa a la mañana siguiente.

No contenta con este pequeño retroceso colonial, la embajada emitió posteriormente un comunicado descuidado destacando las “preocupaciones significativas que Estados Unidos han planteado sobre los cambios en la política energética de México”, culminando esto con una amenaza muy poco sutil de armar el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA), sucesor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte que entró en vigor en 2020, contra la reforma.

Think Tanks y las puertas giratorias

Detrás de todas las posturas diplomáticas y los titulares histriónicos se encuentra una serie enredada de intereses transfronterizos cuyo objetivo primordial es garantizar que las abundantes reservas de energía de México permanezcan abiertas para su toma. Y tan fácilmente como cruzan de un país a otro, sus miembros se presentan a través de la puerta giratoria entre los sectores público y privado como si cada uno fuera simplemente una extensión del otro.

Después de una serie de decisiones atrozmente procombustibles fósiles como secretario del interior, Ken Salazar pasó a trabajar para WilmerHale, una empresa de abogados y cabildeo con una lista de clientes de energía, incluido British Petroleum, cuyas operaciones de perforación el Departamento del Interior de Salazar había eximido de los análisis de impacto ambiental. (Por parte de John Kerry, una parte considerable de su vasta riqueza personal se ha realizado en petróleo, gas y otras explotaciones del sector energético).

En el lado mexicano, el expresidente Felipe Calderón se unió a la junta directiva de Avangrid, una subsidiaria del gigante energético español Iberdrola. La secretaria de energía de Calderón, Georgina Kessel, también fue a trabajar para Iberdrola como asesora de alto nivel. En cuanto a Jesús Reyes Heroles, ex secretario de energía y jefe de la compañía petrolera estatal PEMEX durante el mandato de Calderón, se convirtió en miembro no residente en el Instituto Baker de Políticas Públicas de los Estados Unidos y México.

El caso del Instituto Baker merece especial atención, ya que es emblemático de cómo convergen y operan estos intereses transfronterizos. Fundado en 1993 y anexado a la Universidad Rice en Houston, “la capital de la energía de los Estados Unidos”, el instituto lleva el nombre del ex secretario de Estado James Baker y, en sus propias palabras, “se ha establecido como uno de los principales grupos de reflexión de política pública no partidistas del país”. Para llevar a cabo sus actividades, el instituto tiene a su disposición un presupuesto operativo anual de 11,4 millones de dólares, respaldado por una dotación por valor de unos 160 millones de dólares, y ayudado por varios millones de dólares de dinero de la Fundación Koch.

Otro partidario importante del instituto es un nombre muy conocido en México: Claudio X. González Laporte. Un miembro vitalicio de la junta de asesores del instituto, González Laporte, CEO de Kimberly Clark México, es uno de los nombres selectos que aparecen en el “Círculo de Estadistas” de alto nivel de donantes. González también es un enemigo jurado de AMLO, uno de sus antagonistas más viciosos en sus dos primeras campañas presidenciales, mientras que su hijo, Claudio X. González Guajardo es el poder detrás del trono de la coalición de oposición Va por México, que, al no haber podido recuperar el control del Congreso en 2021, está actualmente en proceso de intentar permanecer juntos para luchar contra las elecciones presidenciales de 2024.

Con este tipo de nombres en la mezcla, no es de extrañar que el Baker’s Center para los Estados Unidos y México proclame una cantidad industrial de propaganda de derecha, especialmente en materia energética. En un vídeo que data de 2013, cuando el presidente Enrique Peña Nieto estaba impulsando su propio conjunto de reformas para privatizar PEMEX, su compañero de centro Tony Payán repitió literalmente los argumentos que se estaban exponiendo en la prensa mexicana en ese momento: que PEMEX estaba perdiendo competitividad debido a su incapacidad técnica para explotar nuevos depósitos de energía, afirmaciones posteriormente torpedeadas por el descubrimiento de una serie de campos de petróleo y gas durante el mandato de AMLO, uno tan reciente como el pasado mes de marzo.

En un vídeo de este año, Payan sigue en ello, ahora insistiendo en que devolver la energía al control público es un “modelo fallido del pasado” diseñado para acabar con la competencia, introducir distorsiones en el mercado y negar a los consumidores la elección. Por su parte, Reyes Heroles hace eco de su colega en un evento propio al declarar que las reformas de AMLO significarán “retrasar el reloj”. En una argumentación excepcionalmente sutil, su compañera Miriam Grunstein compara la ley de hidrocarburos de AMLO, que toma medidas enérgicas contra las irregularidades en la importación y distribución de gasolina, con nada menos que 1984, la novela de Orwell.

Luego está la intrigante elección de invitados del centro. En marzo de 2019, acogió al juez de la Corte Suprema Eduardo Medina Mora, ex jefe de la agencia de inteligencia mexicana CISEN, pocos meses antes de que se viera obligado a renunciar a la magistratura por acusaciones de lavado de dinero. En febrero de 2020, dio una plataforma al gobernador conservador de Tamaulipas, Javier García Cabeza de Vaca, interpretándolo como un “principal líder de la oposición” poco antes de que fuera investigado por fraude, crimen organizado y la desviación de millones en recursos estatales.

Para no ser disuadido, el centro aparentemente ha decidido cambiar caballos al gobernador de Nuevo León, Samuel García, famoso en su breve mandato por sacar a un bebé de un orfanato estatal durante un fin de semana y por proponer una nueva y preocupante constitución estatal en la que desobedecer o faltar el respeto al gobernador es un delito punible.

Los grupos de reflexión como el Centro para los Estados Unidos y México del Baker Institute cumplen una función muy precisa en el ecosistema político de la región. Al reunir a políticos de ideas afines, académicos, empresarios, periodistas, grupos de presión y estudiantes de posgrado, han creado un espacio bien financiado y deducible de impuestos donde pueden establecer contactos entre ellos y, en este caso, con los intereses energéticos agrupados en torno al Centro de Estudios de Energía del instituto. Al hacerlo, facilitan un cómodo canal de comunicación bidireccional: los puntos de conversación de élite de México pueden traducirse a una forma fácilmente digerible en inglés, lavarse para darles un sello académico no partidista y difundirse a través de una lista de invitados a programas de entrevistas “expertos”, escritores de opinión o noticias estándar en medios de comunicación muy  dispuestos a reproducir los puntos de vista que se ofrecen sin lugar a dudas.

En la dirección opuesta, la filosofía y las conclusiones de los grupos de reflexión se pueden inyectar en México a través de armas amigas de los medios de comunicación nacionales y, a partir de ahí, en la corriente principal política. Si alguna vez uno se preguntara sobre el origen de lo que en México se conoce como el nado sincronizado, o “natación sincronizada” de las piezas de ataque que aparecen simultáneamente en la prensa nacional e internacional, un instituto como Baker sería un buen lugar para empezar.

AMLO está apostando claramente a que, al dejar hasta el 46 por ciento del mercado eléctrico de México en manos privadas mientras ofrece posibilidades de inversión en otros lugares, podrá aplacar a los actores extranjeros que han manipulado las privatizaciones de hace una década para su lucrativa ventaja.

Pero en el contexto de una Rusia fuertemente sancionada, y con los Estados Unidos buscando fuentes de energía mientras intentaban obligar a América Latina a seguir su línea diplomática, las cosas no son lo que eran cuando se introdujo por primera vez la reforma. Y con las advertencias mafiosas del tío Sam de que la reforma energética de AMLO conducirá a “demandas interminables”, hay indicios de que estos intereses están mirando más allá de la votación del Congreso de la próxima semana, si tiene éxito, a otros medios para bloquear las reformas: una extensión, en efecto, de la campaña de “lawfare” que se ha llevado a cabo a nivel nacional en contra de la agenda del presidente durante tres largos años.

Esto puede muy bien ser un farol vacío. AMLO ha insistido repetidamente en que no hay nada en el USMCA que impida sus reformas, y los Estados Unidos, por su parte, han tenido cuidado al seleccionar sus palabras, hablando de “infracciones potenciales” del acuerdo sin indicar categóricamente si realmente existen. Es importante, entonces, que México se resista al intento de intimidación de la administración Biden, y apruebe su reforma energética. Sin embargo, a la luz del endurecimiento de la situación internacional, no debe hacerse ilusiones de que la batalla habrá terminado. Si la geopolítica de la energía era central antes, los acontecimientos de los últimos dos meses han aumentado sustancialmente la apuesta.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE JACOBIN.  Prohibida su reproducción.

Enlace original: American Think Tanks Are Fueling the Mexican Right (jacobinmag.com)

Traducción al español, autorizada por quien la realizó, Jesús Abraham G. Hernández, Ciencias de la Comunicación de la UNAM.

Comenta

📱 Únete al grupo #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Deja un comentario