Llama Julio Astillero a una revisión global de la nomenclatura de la ignominia nacional.

Deja un comentario