ESPECIAL: Gobierno de México tiene amplio espacio para extender vínculo con China, dicen expertos.

0
168
(190309) -- CIUDAD DE MEXICO, marzo, 2019 (Xinhua) -- personas participando durante el foro "Las Dos Sesiones 2019: A Pesar de las Distancias Somos Vecinos y por ello las Relaciones se estrechan más" en el Senado de la República, en la Ciudad de México, capital de México. México valora los avances alcanzados en las últimas cuatro décadas por China, país con quien espera entrar en una nueva era de relaciones bilaterales, según coincidieron el viernes autoridades, legisladores, académicos y empresarios mexicanos. (Xinhua/Francisco Cañedo) (fc) (au) (da)

Por Luis Rojas

  MÉXICO, mar (Xinhua) — El gobierno de Andrés Manuel López Obrador en México debe afinar la relación estratégica que el país mantiene con China desde 2013, como una vía para resolver algunos rezagos económicos en materia de infraestructura, sugirieron expertos mexicanos.

   A cien días de que comenzara la administración de López Obrador, los primeros avisos apuntan hacia una mejoría en los vínculos entre México y China.

   «Por lo que se ha escuchado, me parece que hay buena disposición para acercarnos mucho más a China», consideró la exdirectora general para Asia, Oceanía y Organismos Multilaterales de la gubernamental Secretaría (Ministerio) de Economía, Cristina Hernández.

   La exfuncionaria, que dejó el gobierno en diciembre de 2018, indicó que «México tiene una posición geográfica estratégica», la cual, en su opinión, aún no se ha aprovechado al máximo «por falta de inversión, por falta de recursos». «Creo que se abren posibilidades», abundó la exfuncionaria.

   Hernández dijo que la mejor vía para estrechar lazos sería que México se sumara a la iniciativa de La Franja y la Ruta que el país asiático emprendió desde 2013, y cuyo propósito es construir una red de comercio e infraestructura que conecte a Asia con Europa y Africa, a lo largo de las antiguas rutas comerciales de la seda.

   La experta dijo que «México no debe quedarse fuera de la Franja y la Ruta y debe construir confianza y una asociación cercana para encontrar los términos satisfactorios y llevar a cabo esto en México».

   «Inversión en almacenaje, puertos, carreteras, ferrocarril, nuestro país necesita también una cadena de ferrocarriles que sea eficiente, no la tenemos, y me parece que aquí la iniciativa de la Franja y la Ruta abre grandes posibilidades para México», agregó.

   Antes de comenzar la presente administración, el 1 de diciembre de 2018, el actual canciller mexicano, Marcelo Ebrard, realizó en noviembre una visita a China, un país al que consideró como «clave» en la estrategia de diversificación económica que se ha trazado el presidente López Obrador.

   La relación comercial de México está altamente ligada a Estados Unidos, su vecino y principal socio de negocios en el tratado comercial que ambos sostienen junto a Canadá, conocido como USMCA, antes denominado Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

   Una delegación mexicana, en la que también estuvo la actual ministra de Economía, Graciela Márquez, participó el pasado noviembre en la primera Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, por sus siglas en inglés), la primera en su tipo a nivel mundial.

   El consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular China, Wang Yi, extendió en esa ocasión la invitación a México para formar parte de la iniciativa de la Franja y la Ruta.

   Para el coordinador del Centro de Estudios China-México de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Dussel, es claro el interés de la actual administración de acercarse más a China, en una relación «cualitativamente nueva».

   «En abril del 2019 se realizará el segundo foro de la Franja y la Ruta en donde será importante que haya un cambio cualitativo por parte de la nueva administración, por parte de México, ‘bis a bis’ China, es decir en el corto plazo», dijo Dussel.

   Agregó que «en el mediano plazo, lo que hay que hacer es mejorar la calidad de las instituciones bilaterales».

   En el 2013, México y China acordaron elevar su vínculo hacia una Asociación Estratégica Integral.

   Los primeros 100 días de gobierno de López Obrador han estado marcados por la desaceleración económica del país y entre la incertidumbre por parte del resultado que tendrán las políticas oficiales hacia adelante.

   En las últimas semanas, varios organismos e instituciones recortaron sus expectativas para el crecimiento de México debido a la incertidumbre externa e interna.

   Para el economista en jefe del Grupo Financiero Ve por Más (BX+), Alejandro Saldaña, el hecho de que la economía de China siga creciendo a tasas del 6 por ciento es una señal positiva para la demanda externa del mundo, incluyendo a México.

   Además, el anuncio reciente de China para reducir las cargas fiscales y las contribuciones de las empresas a la seguridad social en casi 2 billones de yuanes (298.000 millones de dólares) este año, podría ser benéfico para México de cierta forma, consideró.

   «Los inversionistas chinos podrían contar con más recursos para invertir y en dónde los coloquen es un tema propio, pero algunos de ellos claro que podrían venir a México. Todo dependerá de las condiciones de nuestro país, y algo que podría atraer a los inversionistas son las tasas de interés que son muy atractivas», agregó.

   López Obrador se ha propuesto alcanzar un crecimiento económico del 4 por ciento en los próximos años, básicamente impulsando proyectos productivos con recursos derivados del combate a la corrupción.

   En el 2018, la economía mexicana se expandió un 2,0 por ciento.

Deja un comentario