ESPECIAL: Chile vota a sus constituyentes en histórica jornada electoral en medio de pandemia (nota de Valentina Bastías en Xinhua)

Personas caminan por una calle, en Santiago, capital de Chile, el 4 de mayo de 2021. Foto: Xinhua/Jorge Villegas.

Por Valentina Bastías | Xinhua


Chile celebra este fin de semana una jornada histórica de elecciones, en las que 14.9 millones de votantes escogerán alcaldes, concejales y por primera vez gobernadores regionales y convencionales constituyentes, bajo estrictas medidas para evitar los contagios de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).

En estos comicios se elegirá a los 155 ciudadanos integrantes del órgano que redactará la nueva Constitución chilena, una iniciativa que surgió como salida política a la revuelta social que estalló en octubre de 2019.

En entrevista con Xinhua, la politóloga y socióloga de la Universidad de Santiago, Lucía Dammert, consideró que este proceso electoral “es totalmente único en Chile”. “Se tomará una de las decisiones más claves en términos políticos, que es la conformación de la convención constituyente, en un contexto marcado por la pandemia y por la crisis de representación de los partidos tradicionales, por lo cual hay una importante polarización”, dijo.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

La académica afirmó que en la elaboración de la nueva Constitución “se discutirá el rol del Estado, que hoy tiene una visión subsidiaria, y ahí cabe el derecho a vivienda, a salud, a educación. Lo segundo, es el sistema de poder político y la gran discusión que habrá sobre el sistema presidencialista que tenemos”.

Puso énfasis en la conformación paritaria entre hombres y mujeres que tendrá la asamblea constituyente, algo “único en el mundo y una señal muy importante para el planeta” en términos de relevar una agenda de género que ha sido postergada.

La experta en políticas públicas resaltó además los 17 escaños que se han reservado a los pueblos originarios, porque “han estado marginalizados hasta ahora como una voz política y tendrán un espacio horizontal en esta convención para presentar propuestas e ideas”.

El 18 de octubre de 2019, tras un llamado de los estudiantes de secundaria para desacatar el alza de los pasajes del metro de Santiago, los chilenos salieron a las calles para rechazar la desigualdad y el modelo económico neoliberal, instalado durante la administración de Augusto Pinochet (1973-1990), cuando se impuso la Constitución vigente.

Este movimiento social confluyó en el inicio del proceso para modificar dicha Carta Magna, sellado finalmente en un plebiscito el 25 de octubre pasado, el cual obtuvo la mayor votación en la historia de Chile, con un 51 por ciento de adhesión y más de 7.5 millones de sufragios emitidos, incluso bajo la amenaza de la COVID-19.

Desde el Servicio Electoral (Servel), esperan ahora igualar o sobrepasar esa “inédita” participación registrada en el plebiscito, que otorgó un 78.27 por ciento de votos favorables al “apruebo” reemplazar el texto constitucional.

“Las elecciones locales en Chile en general tienen menos participación, pero al agregar los convencionales constituyentes hay mucha expectativa y eso aumenta fuertemente la participación”, dijo esta semana en un encuentro con corresponsales extranjeros el presidente del Consejo Directivo del Servel, Andrés Tagle. “Esperamos cerca de un 51 por ciento, que fue la votación del plebiscito que se obtuvo en pandemia”, agregó.

Para evitar aglomeraciones, se acordó por primera vez una jornada electoral de dos días y se dispuso de 15,000 facilitadores para garantizar una votación ordenada, control de distanciamiento y aforos, y se estableció un protocolo de seguridad y custodia de los votos de un día para otro, a cargo de militares, policías y apoderados de mesa en cada local de sufragio, explicó Tagle.

A su juicio, “han mejorado mucho las condiciones” de la crisis sanitaria en este mes, después de que se postergaran en abril pasado estas mismas votaciones a raíz de un aumento de los contagios en el país, lo que podría acarrear una mayor cantidad de gente a las urnas, sostuvo.

De hecho, el país sudamericano suma más de nueve millones de personas vacunadas contra la COVID-19 con una dosis y más de 7.4 millones con ambas dosis, lo que corresponde casi al 50 por ciento de la población objetivo a inmunizar el primer semestre, de cerca de 15 millones de personas, según el calendario oficial de vacunación.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, los enfermos de COVID-19 han “disminuido levemente” en las últimas semanas a nivel nacional, mientras que la ocupación de camas críticas es de un 92 por ciento. Sin embargo, los nuevos casos aún se ubican sobre los 6,000 diarios y las muertes asociadas a la enfermedad superan las 100 al día.

Según la cartera, la cifra total de personas que han sido diagnosticadas con COVID-19 en Chile alcanzó las 1,273,516 hasta ayer viernes, y el total de muertos se elevó a 27,647.

En diálogo con Xinhua, la académica de la Escuela de Enfermería de la Universidad Diego Portales, Dennisse Brito, consideró que el escenario actual “es de un alto número de personas contagiadas, pero la saturación de los hospitales es menor que antes”. Señaló que, no obstante, “tenemos que tomar todas las medidas para poder hacer esta votación sin arriesgar a la población”.

En este contexto, llamó a “seguir reforzando los cuidados durante este fin de semana y fiscalizar los espacios de votación para que se cumplan los protocolos sanitarios”, con la idea de “prevenir atochamientos y largas filas en espacios reducidos”, además de insistir “en los temas de educación y comunicación de riesgo, donde el gobierno tiene un rol importante”.

Los chilenos tendrán que decidir entre 16,730 candidatos, para ocupar 2,768 cargos de representación popular, lo que equivale a la mayor cantidad de postulantes a una elección llevada a cabo en el país.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE XINHUA.  Prohibida su reproducción.

Comenta

Deja un comentario