Dioses en subasta. Autor: Iván Uranga

0
1435

Este 18 de septiembre pasado a pesar de todos los esfuerzos del gobierno mexicano para impedirlo, la Casa de Subastas Millon subastó 72 obras de arte ritual robadas en México por más de 1.2 millones de euros en París. Y vimos cómo la madre de todos los dioses, La Coatlicue; la diosa del amor, de los ríos, del mar y del agua, La Chalchiuhtlicue, y más representaciones de sacerdotes mayas, junto a máscaras de jade eran nuevamente robadas a nuestras naciones indígenas.

Ahora es la Casa de Subastas Sotheby’s nuevamente en París Francia, quien subasta este 30 de octubre 57 piezas olmecas, mayas, zapotecas, mexicas y teotihuacanas, bajo el nombre “Sol de la Noche” (https://www.sothebys.com/en/auctions/2019/soleil-de-nuit-pf1948.html) en donde parece que seremos nuevamente pasivos espectadores de que se subaste un pedernal de 950 dC, el dios mexica Ehécatl, de 1300 dC, una máscara de terracota de Veracruz de 1200 dC, una urna funeraria zapoteca de Monte Albán (Oaxaca) entre otras 50 piezas realizadas por nuestras culturas originarias.

Y aunque la Convención de 1970 de las Naciones Unidas para proteger los bienes culturales fue firmada por Francia y México, nuestro gobierno no ha podido frenar estas subastas. Hoy nuevamente el Instituto Nacional de Antropología e Historia INAH después de enterarse el 8 de octubre de la subasta, interpuso una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) y dio aviso a la consultoría jurídica de la Secretaría de Relaciones Exteriores y a la Dirección General de Asuntos Policiales Internacionales e Interpol, pero hay que decir que es demasiado tarde. Legalmente se ha comprobado que estas subastas son susceptibles de ser detenidas, para que un juicio determine la devolución de las obras a las naciones a las que originalmente fueron robadas, como lo demostró Guatemala al interponer una denuncia un mes y medio antes contra la Casa de Subastas Millon que ya no pudo subastar sus piezas junto con la mexicanas el 18 de septiembre.

México no puede seguir permitiendo que la riqueza cultural de las naciones indígenas en su territorio, sigan siendo subastadas en el mundo como objetos de arte, sobre todo cuando existen los instrumentos legales para lograr que sean devueltos a quienes les fueron arrebatados en este despojo permanente de su historia.

La vida es una construcción consciente
Iván Uranga
@CompaRevolución
iuranga@cnpm.mx

Deja un comentario