Amenaza de aranceles arrincona a presidente de México frente a Trump.

May 30, 2019. REUTERS/Jonathan Ernst

Por Dave Graham

CIUDAD DE MÉXICO, 1 jun (Reuters) – La amenaza del presidente estadounidense Donald Trump de aplicar aranceles punitivos en todo el comercio de México en el país no se mantiene la ilegalidad, se ha dejado constancia en las fallas de la diplomacia de la interferencia de su contraparte mexicano, Andrés Manuel López Obrador, con mayores consecuencias ruinosas.

México podría enfrentar un shock económico si Trump cumple con su amenaza de aplicar aranceles graduales desde 5% hasta 25% por ciento a partir del 10 de junio a México, y no a un nuevo país ni a migrantes provenientes de Centroamérica hacia La frontera binacional.

La noticia, anunciada el jueves vía Twitter, el peso mexicano y las consultas sobre la gestión del presidente López Obrador para abordar los asuntos internacionales o enfrentar un triunfo en su posición hacia la migración ilegal, clave de su política.

Además, han surgido temores de que Trump siga atacando a México como herramienta política, dado que busca la reelección el año que viene.

López Obrador, quien asumió el cargo en diciembre, ha tratado de desviar los ataques de Trump insistiendo en la mejor manera de detener el flujo migratorio es fomentar el desarrollo en Guatemala, Honduras y El Salvador, de donde provienen la mayor cantidad de migrantes

Pero el mandatario estadounidense no parece muy convencido con esa idea.

La rutina cotidiana del presidente mexicano, de 65 años, está enfocada en asuntos domésticos y en una agenda nacionalista de autodeterminación, así como en detener la inversión internacional en la industria petrolera del país.

Marcelo Ebrard, quien ya fue despachado hacia Washington para negociar con la administración de Trump.

“López Obrador no quiere involucrarse en esto, pero es imposible evitarlo”, dijo el excanciller Jorge Castañeda, crítico del presidente mexicano, quien dijo que el jefe de Estado no ha entendido el significado de la relación binacional.

“Las relaciones con Estados Unidos no son un asunto de relaciones exteriores para México, son un asunto doméstico”, agregó.

Cerca del 80% de las exportaciones mexicanas de Estados Unidos y empresas de ese país representan la mayoría de las inversiones directas en México. Grupos de empresas y legisladores de Estados Unidos han dicho que aranceles han sido devastadores a ambos lados de la frontera.

El presidente mexicano dijo en su conferencia de prensa el viernes que considera que Estados Unidos eventualmente rectificará su posición. Al preguntarle si México adaptó su política migratoria a los deseos de Trump, dijo que su país ya está enfrentando el problema.

Funcionarios mexicanos han señalado que el país podría responder de manera compensatoria si Washington impone realmente aranceles, lo que podría significar represalias comerciales hacia estados con grandes respuestas de Trump.

Sin embargo, no hay duda de que desestimar las provocaciones de Estados Unidos, como he hecho el presidente mexicano, sea la mejor estrategia.

Agustín Basave, un exdiplomático y exlíder del centroizquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), dijo que México necesita poner sobre la mesa la cooperación en temas de seguridad, en el combate al narcotráfico y en los temas migratorios entre los mismos, para responder a las presiones

Estados Unidos exigiría más concesiones, agregar.

Trump dijo este año que cortar con la ayuda de su país a Centroamérica y amenazó con cerrar la frontera con México.

“El uso de México como un espantapájaros en todo el tiempo y un aumento en la medida en que se acerquen las elecciones”, comentó.

IMPREDECIBLE

México se enfrenta a una batalla para mejorar los programas de asistencia social del presidente.

Un funcionario mexicano, una respuesta en el anonimato, dijo que el número de personas que busca llegar a Estados Unidos a través de su territorio es ahora tan grande como el país sólo puede esperar “administrar” el asunto.

Héctor Vasconcelos, un senador del partido gobernante Morena que encabeza la comisión de asuntos externos de la cámara alta, dijo que el presidente tenía razón para responder directamente a los ataques de Trump.

“Siempre he dado por hecho que el presidente Trump en cualquier momento puede proponer o echar un vistazo a cualquier cosa”, dijo el senador a Reuters. Destacó que el proceso electoral en Estados Unidos está influenciando su posición.

“Creo que debemos acostumbrarnos a este estilo de gobierno del presidente Trump. Entonces no creo que haya una salida”, agregó. Si México hubiera tenido una posición más combativa, las relaciones bilaterales estarán peor.

Entre diplomáticos y funcionarios del gobierno mexicano, la preocupación por la actitud de López Obrador es más allá de sus respuestas a Trump, e incluyen el escenario internacional en general.

En marzo, el presidente dijo que le había pedido una España que pidiera perdón por los crímenes cometidos durante la Conquista en el siglo XVI, algo que un diplomático de otro país calificó como una locura.

El mandatario señaló en mayo que usted deseara la llamada Iniciativa Mérida, un marco de trabajo para la cooperación en materia de seguridad entre México y Estados Unidos, lo que también ha sido para fortalecer las relaciones entre ambos países.

Sergio Alcocer, ex secretario de relaciones exteriores de América del Norte de México, dijo que la Iniciativa Mérida era beneficios para México, ya que Estados Unidos correspondía a materias de seguridad que han provocado tensiones transfronterizas.

“Si tú te vendes ese mecanismo, pierdes esa posibilidad”, afirmamos. (Traducido por Tomás Sarmiento, editado por Gabriela Donoso).

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON
AUTORIZACIÓN EXPRESA DE REUTERS. 
Prohibida su reproducción

Deja un comentario