10 consejos para convertir tu cuarentena en una oportunidad de aprendizaje, en paz y feliz. (Recopilador: Iván Uranga)

1. Vivir en libertad.

No estas preso; estás en tu hogar, en un ambiente que tú has creado. Si no te gusta, es buen momento para cambiarlo. Debes asumir que es tu consciencia la que determina tu confinamiento voluntario por un bien mayor, tu vida y la de tus seres queridos. Siempre recuerda que tú y cualquiera podría estar contagiado y contagiando sin saberlo.

2. Aprende a vivir dentro de ti.

Dentro de ti mismo, está el más amplio espacio para expandirte. Ser feliz está en tu corazón, no necesitas espacios externos, aprende a andar con holgura en tu propio mundo. Podemos ir a cualquier parte del universo, todo está dentro de nosotros, cuando aprendes a navegar dentro de ti mismo, ya no querrás salir.

3. Trabaja la paz.

Ejercita tus virtudes que requieren de concentración y autoconocimiento, esas que normalmente descuidamos por estar ocupados en mil quehaceres externos. Como afrontamos nuestras propias emociones y pensamientos hasta la gestión de nuestros sentidos y pasiones. Obsérvate y domínate porque si te dejas llevar del miedo, la tristeza o la apatía, difícilmente cortarás el hilo, ya que hoy no tienes muchas evasiones. Además necesitamos disciplinar nuestro corazón: cuando algún pensamiento no te haga bien, deséchalo. Procura inclinarte hacia todo aquello que vayas notando que te da paz y alegría. La armonía hay que trabajarla y no es para siempre, lo que siembres de paz hoy debes cultivarlo mañana porque si no lo haces se marchita.

4. Ama, no dramatices, vive y deja vivir.

El tema de fuego para estos días será la convivencia. Ante la crisis por la pandemia estamos más susceptibles e incluso irritables; lo primero es reconocer que somos diversos. Acepta y respeta las opiniones y sentimientos de los demás. Es muy normal, cuando estamos en nuestra casa, la tendencia a querer controlar todo. Procura no hacerlo, sería causa de muchos enfrentamientos y frustraciones. Quita importancia a las diferencias y destaca las cosas que unifican. Piensa que el único que realmente nos pertenece somos nosotros mismos o  nosotras mismas: Así que tus pensamientos, palabras y emociones a la única persona que pueden gobernar es a ti. No controles, contrólate y respeta, acoge la fragilidad, desdramatiza, vive y deja vivir.

5. Haz un plan-No mates el tiempo.

Aprende a disfrutar cada detalle de lo que haces. Si te tiras a ver la televisión o pasas el día conviviendo con tu teléfono, perderás vida. Matar el tiempo es matar la vida. Nada podrá crearte una sensación tan grande de vaciedad y hastío. Pasar el tiempo inútilmente es tu peor enemigo y es el que podrá robarte la paz y deprimirte. Organízate y haz un programa sólo para un día, se trata de vivir plenamente un día a la vez. Toma cada día como una nueva oportunidad de ser feliz, sólo depende de ti. Recuerda, si pones orden en tus cosas de afuera ayuda a limpiar las de adentro.

6. Aprovecha para aprender y conocer más.

Siempre nos quejamos de la falta de tiempo, hoy tienes tiempo para una buena lectura, tienes tiempo de aprender a hacer aquello que siempre dejaste para después, las actividades manuales fortalecen el alma. No te conformes con lo que ya conoces y sabes, ahora que hay oportunidad, ábrete a novedades que te aporten sabiduría, habilidades y te llenen de alegría.

7. Bailar y/o cantar: un remedio eficaz para canalizar la energía.

Un remedio buenísimo para canalizar la energía y relajarnos es bailar y/o cantar. Pon la buena música que te gusta y ríe y canta y baila. No hay nada como reírse para reiniciar nuestro sistema interior. Recuerda que no todos dominamos de la misma manera nuestras emociones, y habrá alguno de nosotros que le cueste más el confinamiento que a otros. Las emociones no solo provienen de nuestro interior sino también lo que vemos y escuchamos, por ello pide, evita en la medida de lo posible conversaciones de tipo pesimista, discusiones, malas caras, exceso de información, películas de terror o intriga. Ve, escucha, siente y come solo cosas bellas y sanas. Todo lo que consume tu cuerpo se reflejara en tu ser. Si consumes basura tu cuerpo, tu mente, tu salud y tu actitud lo reflejarán.

8. No estás solo: Descubre que la distancia no es ausencia.

Todos estamos en lo mismo, cada uno de nosotros y nosotras estamos acompañándote en esta oportunidad que nos da la vida de conocernos, en los países y ciudades en donde llevan más tiempo de cuarentena, se ponen de acuerdo a una hora para salir a los balcones y ventanas a platicar a gritos, cantar y jugar, hoy estamos más unidos que nunca, muchos usan sus redes sociales virtuales, para conversar, para continuar sus actividades como se los permita la tecnología y la distancia y muchos que hace muchos años no sabían nada de su vecinos hoy por fin se conocen. No estás sola, no estás solo.

9. Convierte a tu soledad en mejor aliada.

Para evitar agobiarte es conveniente buscar momentos de silencio y soledad. En la organización del tiempo para estos días, también pon un tiempo para oxigenación individual. Además, estar sola o solo para mejorar hará que estos días sean de mucho provecho.

10. Me-edito cada día.

Ahora es el tiempo para cultivar tu serenidad, tu paz. Meditar te lleva a reconocer tu propio espacio vital, ese lugar en el cual tú y solo tú puedes encontrar las verdaderas respuestas. Meditar te brinda la oportunidad de escucharte, conocerte, pero sobre todo amarte. Reconocer tu silencio te abrirá grandes puertas de felicidad y si no quieres meditar es un buen tiempo para cultivar tus creencias.

*Consejos tomados de religiosos y religiosas enclaustradas y experiencias.

Recopilador: Iván Uranga @CompaRevolucion

Deja un comentario